Ruta del Río Sar

Ahora que llegan unas temperaturas agradables para disfrutar del entorno natural y envolverse en la fisonomía agreste de Galicia, un buen plan para el fin de semana o para ese día de asueto que nos deja salir de la urbe puede ser el senderismo. Para aquellos amantes de los paseos al aire libre y que se encuentren en las inmediaciones de Brión, además de la Ruta del Tambre, de la que ya hemos dejado noticia en nuestra página, os invitamos ahora a conocer la Ruta del Río Sar.

El río Sar tiene su nacimiento al pie del Monte do Viso, en la zona de Fontiñas, un barrio de Santiago de Compostela. El río discurre a lo largo de 40 km antes de desembocar en el Ulla por su orilla derecha. El Sar, a su paso por las parroquias de Ortoño y Bastavales (ayuntamiento de Ames), sufre continuos desbordamientos e inundaciones que fertilizan las tierras y prados aledaños, dando lugar a abundantes brañas, un enclave que, tanto por su vegetación como por su fauna, se inscribe dentro del programa Red Natura 2000 como Lugar de Importancia Comunitaria del sistema fluvial Ulla-Deza.

La ruta, que discurre a lo largo de las dos orillas del río Sar, tiene un trazado circular y una extensión de 7´5 km. Con una dificultad baja, lo que la hace apta para niños y personas sin formación o entrenamiento, el tiempo medio de la ruta está en torno a las 4 h y 30 minutos, incluidos los tiempos de descanso.

El primer tramo de la ruta comienza en la carballeira do Santo Arandel, en el desvío hacia Beca en la carretera AC-300, que comunica Os Ánxeles con Padrón. Se dirige después a la aldea de Xinzo, paso necesario para llegar hasta el monte do Castro Lupario, desde donde tendremos una hermosa vista panorámica del Val de Amaía.

Como anécdota, junto al interés inherente a los restos del Castro Lupario y sus vistas, este castro se dice morada de la Reina Lupa que, según la leyenda jacobea, prestó sus bueyes a los discípulos del Apóstol Santiago para que trasladasen sus restos hasta Compostela.
Ruta del Río Sar

Desde el Hotel Casa Rosalía en Brión, os invitamos a disfrutar de este entorno natural impagable y a escasa distancia de nuestras instalaciones, un recorrido perfecto para este tiempo suave de primavera. Una manera de acercarse al espíritu de esa famosa oda de Fray Luis de León: Qué descansada vida/ la del que huye del mundanal ruïdo,/ y sigue la escondida/ senda, por donde han ido,/ los pocos sabios que en el mundo han sido.